¿Qué papel beneficioso tiene la glucosa?

La glucosa es un monosacárido que está presente de forma natural sobre todo en las frutas, verduras, patatas y en el azúcar de mesa y la miel. Por otra parte, en la tecnología alimentaria se emplea la glucosa en la elaboración de bebidas, productos de panadería y confitería principalmente.

Se ha demostrado que la glucosa mejora el umbral de absorción de la fructosa en personas con Intolerancia a la Fructosa. Pero si el transportador (GLUT5) específico para la fructosa es independiente de la glucosa, ¿cómo es que la glucosa mejora la absorción de la fructosa?

La fructosa se absorbe mediante dos mecanismos, uno de ellos es el Transportador GLUT5 específico para la fructosa e independiente de la concentración de glucosa.

La otra vía de absorción es estimulada por la presencia de glucosa en el intestino delgado. Este mecanismo permite absorber tanto la glucosa como la fructosa. Dado que esta vía es dependiente de la concentración de glucosa, si hay una mayor concentración de glucosa en el intestino permitirá absorber más cantidad de fructosa.

Para que la glucosa ejerza su papel beneficioso en la absorción de la fructosa, se tiene que tener en cuenta la proporción de glucosa respecto a la fructosa que se ingiere. Los alimentos que contengan una  ratio de fructosa:glucosa igual a 1 serán más fácilmente tolerables. Por ejemplo vemos que – en 150g de lima hay 1.2g de fructosa y 1.2g de glucosa, por tanto, la ratio fructosa:glucosa será igual a 1.

En el caso de que un alimento contenga mayor proporción de fructosa que de glucosa este difícilmente será bien tolerado en la Malabsorción de la Fructosa. Un ejemplo claro es la manzana: en 150g de manzana hay 8,61g de fructosa y 3,05g de glucosa con una ratio fructosa:glucosa superior a 1.

Finalmente, cuando miramos si podemos tomar o no un alimento, no solo tenemos que tener en cuenta la cantidad de fructosa que tiene el alimento sino que también la concentración de fructosa respecto a la de glucosa.

BIBLIOGRAFIA:

De luís Román, D., Bellido, D., Garcí, P. (2010). Dietoterapia, nutrición clínica y metabolismo. Editorial: Díaz de Santons, S.A.

Fritsche, D(2009). Tabla de intolerancias alimentarias; lactosa, fructosa, histamina. Editorial: Hispano europea, S.A

Gil, A. (2010). Tratado de nutrición, tomo II: Composición y calidad nutritiva de los alimentos. Editorial: Editorial medica panamericana.

Escobar, M., Lustig, D., Pflugeisen, B., Amoroso, P., Sherif, D., Saeed, R., Shamdeen, S., Tuider, J.,Abdullah,B. (2013).JPGN Vol 58, num. 4. Obtenido de: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24667867

Latulippe, M., Skoog, S. (2011). Fructose Malabsorption and Intolerance; Effects of Fructose with and without Simultaneous Glucose Ingestion. Food Science and Nutrition, 51: 583 – 592. Obtenido de: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3471321/

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN Y RECETAS PARA INTOLERANTES A LA FRUCTOSA EN TU CORREO. ¡GRATIS!

Sólo 1 e-mail al mes
¡¡APUNTARSE YA!!
close-link
INFORMACIÓN GRATIS

Send this to friend