¿Cómo puedo evitar las molestias digestivas?

Las molestias digestivas en los Intolerantes a la Fructosa, son el resultado de ingerir unas cantidades de fructosa mayores de las que el cuerpo puede tolerar.

La fructosa no absorbida pasa al colon donde las bacterias intestinales actuarán fermentándola, esto genera liberación de gases así como otras molestias gastrointestinales como diarreas, dolor abdominal o náuseas.

Para evitar las molestias, es muy importante tener presente el límite de tolerancia de cada uno, ya que éste es diferente para cada individuo. Una vez somos conscientes de nuestro límite, no debemos sobrepasarlo.

Para evitar ingerir fructosa por encima del límite tolerado, a la hora de comer (sobretodo frutas, zumos y verduras) tenemos que considerar la cantidad de fructosa que tienen y la relación fructosa:glucosa. Por tanto, en caso de tener un límite de tolerancia bajo, se tendrán que tomar alimentos con poca cantidad de fructosa y con buena relación fructosa: glucosa, como por ejemplo: la Papaya con un contenido en  fructosa de 0,5g y en lucosa de 1,49g con una relación fructosa:glucosa inferior a 1 (0,33) (hay más proporción de glucosa que de fructosa) o bien el zumo de limón que contiene 1,5g de fructosa y 1,5g de glucosa, con una relación fructosa:glucosa igual a 1 (hay una proporción igual de glucosa que de fructosa). Por otra parte las verduras mejor toleradas son: acelga, espinaca, pepino, patata y rábano.

En los productos elaborados o precocinados se tiene que mirar atentamente el etiquetado ya que pueden contener fructosa o aditivos como por ejemplo el sorbitol (E420). Aunque la fructosa solo esté presente de forma natural en la miel, frutas, verduras y en pequeñas cantidades en hortalizas, actualmente se utiliza como edulcorante para la elaboración de productos como las bebidas gaseosas, productos para diabéticos, productos para pastelería, bollería…

Si se consume una cantidad de fructosa inferior al límite tolerado individual se evitarán las molestias digestivas, para ello se tiene que considerar el aporte de fructosa del alimento, así como la relación fructosa:glucosa. En caso de consumir productos elaborados es importante leer con atención el etiquetado.

Bibliografía:

Fritsche, D(2009). Tabla de intolerancias alimentarias; lactosa, fructosa, histamina. Editorial: Hispano europea, S.A

Skoog, S., Bharucha, A., Zinsmeister, A. (2008). Comparison of breath testing with fructose and high fructose corn syrups in health and IBS. Neurogastroenteral Motil 20: 505 – 511. Obtenido de:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2536498/pdf/nihms-65849.pdf

Riveros, M., Parada, A. Pettinelli, P. (2014). Consumo de fructose y sus implicaciones para la salud; malabsorción de fructose e hígado graso no alcohólico. Nutrición Hospitalaria 29; 491-499. Obtenido de: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112014000300004&script=sci_arttext

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN Y RECETAS PARA INTOLERANTES A LA FRUCTOSA EN TU CORREO. ¡GRATIS!

Sólo 1 e-mail al mes
¡¡APUNTARSE YA!!
INFORMACIÓN GRATIS

Send this to friend